Actualmente los profesionales de la audición disponemos de un amplio surtido de audífonos para adaptar a nuestros pacientes, dependiendo de la pérdida auditiva y de sus necesidades. A groso modo se clasifican en dos grupos, aunque cada grupo se puede subdividir en una enorme gama de modelos, con diferentes niveles de calidad y prestaciones.

RETROAURICULAR CLÁSICO BTE/RETROAURICUALR CRT

_wsb_228x120_audifono+bte
BTE: colocado detrás de la oreja y adaptado con un molde a medida, acrílico o de silicona.
_wsb_195x155_smart+crt

CRT: nueva gama de pequeños audífonos en los cuales el auricular esta fuera del aparato y va dentro del conducto auditivo; con capsulas o moldes hechos a medida, a través de un cable casi invisible. Son potentes y muy discretos.

INTRACANAL ITC / MICROCANAL CIC

_wsb_228x102_audifono+cic
ITC: audífono con carcasa a medida que se coloca dentro del conducto auditivo, permite que la mayoría de personas con sordera tenga una solución estética y fácil de manipular.

CIC: parecidos a los ITC pero aún más pequeños, estos se alojan más profundamente. Se le llama el audífono “invisible”.

Actualmente los audífonos de calidad, además de ofrecer una lata calidad de sonido, gracias a la programación digital, también disponen de innovadoras funciones:
  • Reconocimiento de la voz humana optimizando el sonido de la persona que habla cuando hay ruido
  • Cambios automáticos de programa. Cuando el audífono detecta diferentes situaciones de sonido, cambia de volumen, de filtros, de direccionalidad y otros para poder optimizar la calidad de la audición en todas las situaciones
  • Supresión del sonido del viento para poder disfrutar de las actividades al aire libre
  • Eliminación de los molestos pitidos que hacen los audífonos antiguos o los de baja calidad
  • Reducción del eco y de las reverberaciones molestas
  • Si el usuario lo desea podemos preparar el aparato para conectarse sin cables con el teléfono móvil, la televisión o con mandos a distancia
_wsb_427x276_AUDIFONOS+COM+PILOT
Todas estas funciones y muchas otras las programamos para que el audífono las haga automáticamente. El paciente no tiene que tocar ni un botón es el audífono el que detecta los cambios de sonido y cambia los programas de modo inteligente. Lo único que hay que hacer es cambiar la pila cuando se acabe y mantenerlo limpio.